Home / Deportes / Silencio y muerte en Riazor Blues – El Mundo

Silencio y muerte en Riazor Blues – El Mundo

A la 1.30 de la madrugada los Riazor Blues se repartieron en dos autobuses según su jerarquía. En el primero iban los cabecillas y la llamada vieja guardia, hombres veteranos y de respeto dentro del grupo. En el segundo se subieron los más jóvenes, chavales algunos que llevan poco tiempo en el mundo ultra, casi todos veinteañeros. Hicieron dos paradas, una en Guitiriz alrededor de las 2.30 y otra llegando a Madrid alrededor de las 7.30. Desde allí salió un coche delante del autocar. Según varias fuentes, para hacer de lanzadera y avisar de controles policiales. Según el chófer del autobús, para guiarle a él hasta el punto en que tenía que aparcar. El hombre habló el lunes con ‘Cope Coruña’ y dijo que los ultras del Deportivo siempre son muy educados y que no había visto barras de hierro ni palos: «No abrimos ni los maleteros». El autobús atravesó Madrid hasta llegar a su aparcamiento, en Madrid Río, sobre las 8.30.

El día anterior uno de los líderes del Frente Atlético, un grupo de ideología neonazi, envió un mensaje de texto al grupo: «Hola a todos. Mañana jugamos el penúltimo partido de Liga de este año en el Calderón contra el Dépor. Hemos quedado a las 7.00 en el lugar habitual. Sed puntuales! Prietas las filas… Atleti o Muerte!». El partido era a las 12 del mediodía. Los ultras del Deportivo bajaron del autobús a las 8.30. La mayoría de ellos se empezaron a abrigar. La mañana de Madrid era fría, nublada y cerca del río la temperatura roza los cero grados. Habían conseguido llegar a la capital sin ser detectados por la Policía y se ahorraron el pastoreo de los autobuses por parte de los agentes, que los embocan directamente al campo. Eso en el mundo ultra es un triunfo porque, en caso contrario, la afición visitante ha de soportar las burlas y el descrédito de la local, que la acusa de cobarde y de protegerse con la policía para evitar enfrentamientos. Todos los grupos coinciden en la exhibición de unas siglas: ACAB (All Cops Are Bastards), y en un odio: el dirigido a las fuerzas de seguridad. Como dice uno de ellos, la UIP es el mayor grupo ultra de España, «y el que nos pone de acuerdo a todos».

En el primero iban los cabecillas y la ‘vieja guardia’; en el segundo chavales veinteañeros

¿Qué iban a hacer los coruñeses de tapadillo por Madrid a esas horas? «Lo de siempre, rondar por ahí y tratar de llegar al bar de ellos», dice uno de los miembros de la expedición. «Nosotros», cuenta, «no quedamos, pero no hace falta, normalmente salimos a buscarnos y eso también es parte del juego». El objetivo siempre es el mismo: coger de improviso a los ultras locales y asaltar su bar. «Animamos, nos gusta beber y pasarlo bien con nuestro equipo. Y si hay que darse unas hostias, se dan, pero nada más», dice el blues. «Tú no sabes la explosión de adrenalina que es entrar en una pelea multitudinaria», cuenta un ultra retirado. Ambos coinciden en que hay unas reglas. No se llevan armas, no se pega en el suelo y si uno está rodeado y abatido se le deja en paz. Desde A Coruña se recuerdan las imágenes de una monumental paliza entre Biris y Frente Atlético en la que uno del FA está en el suelo y los sevillanos, entre gritos de «parad ya» y «que se vaya», le dejan escapar.

Para llegar al bar de los rivales se usan todo tipo de tretas. Hace unos años en Madrid varios bukaneros (ultras del Rayo Vallecano de extrema izquierda) se apostaron cerca de la tienda oficial del Real, en Padre Damián. Se corrió la voz hasta el Drakkar, el antiguo bar de los ultras en Marceliano Santa María, y de allí partió un grupo para ir a por ellos. Al dejar desprotegido el Drakkar, una mutitud de bukaneros salió de otro lugar y arrasó con todo, provocando la estampida de Ultrasur. Fue en 2011. Las consecuencias de estas batallas se prolongan en foros y redes sociales, y algunas permanecen en el tiempo. En el caso de los ultras rayistas, el asalto al centro de reunión de US tiene incluso una canción: «Fulero alé, fulero alé / te veo en el Drakkar / echas el cierre / luego a correr».

Una estampa pavorosa: al otro lado del río, no menos de 200 ultras del Frente Atlético

Nada más bajar de sus autobuses, y cuando iban al encuentro de bukaneros amigos, el centenar de Riazor Blues contempló una estampa pavorosa. Al otro lado del río, observándolos, había no menos de 200 ultras del Frente Atlético. «Estábamos flipando. Eran muchísimos y empezaron a correr hacia nosotros». Según los blues, eran tantos que cuando los de las primeras líneas ya se estaban peleando aún seguían cruzando el puente los últimos de FA. Este testigo dice que recuerda ver el destello de navajas, cuenta que empezaron a armarse con lo que les tiraban y lo que encontraban, y que empezaron a recular. Entre los más rezagados estaba Francisco Javier Romero Taboada, Jimmy, de 43 años, al que atraparon entre varios y sometieron a una paliza (la autopsia dice que le reventaron el bazo de un golpe con una barra de hierro) antes de tirarlo al río.

El testigo de los blues insiste en que ellos no estaban armados («sólo llevábamos bengalas y voladores») y que no había ninguna quedada. El presidente de la Federación de Peñas del Depor, Miguel Otero, dijo el lunes en Radio Galega que llevaban varios días planeando la pelea. También un amigo del fallecido, en Radio Voz, dijo que Jimmy le había contado una semana antes que habían quedado por whatsapp. A la Policía no le consta documentalmente que haya habido convocatoria. En A Coruña muchos vecinos se preguntan por la importancia de que hayan quedado de antemano cuando la intención era pelearse de todas formas. «Este debate estúpido», dice un comerciante de la calle de la Franja, el lugar en el que vivía Jimmy, «nos distrae de dos noticias: por qué no están detenidos los asesinos y por qué la policía tardó tanto en aparecer». Y otra cosa, añade: «Por qué ponéis -los medios- el foco en la banda de la víctima y no en la del culpable».

‘Empezaron a correr hacia nosotros’. De los más rezagados, Jimmy, al que atraparon

En la Franja, una calle peatonal repleta de taperías y marisquerías, recuerdan a Jimmy jugando con su hijo en la Plaza del Humor junto a su pareja, una mujer muy delgada que el domingo voló a Madrid a recoger el cadáver del padre de su hijo. Del mismo modo que los ultras deportivistas se asombraron de la cantidad de vieja guardia que el domingo había entre los FA, también en ambientes de Riazor sorprendió la presencia de Jimmy en semejantes circunstancias cuando lo creían más «asentado». El estadio coruñés, plagado de pintadas en el fondo de los Blues sobre antifascismo, independentismo y ACAB, tiene en el lustroso lateral que da a la Avenida de La Habana, una calle sembrada de chalés y casas de torreón desde los que se ve la playa de Riazor, las imágenes de sus años de gloria entre 1995 y 2002. Allí está Alfredo rematando de cabeza el balón que le daría la Copa del Rey, el once inicial del Centenariazo saludando al Madrid en el Bernabéu o Mauro Silva arrebatando un balón en Champions a Van Nistelrooy con el Manchester United. A cien metros, subiendo Ronda y llegando a la Avenida do Peruleiro, está el Bar O Norte, punto de reunión de los Riazor Blues. Varios jóvenes del grupo, acompañados de un pitbull, hablan continuamente por teléfono y beben cerveza.

Los Riazor Blues esperan la llegada de heridos y detenidos. En este momento son muchos críos espantados los que se replantean su papel en el grupo. Un viejo ultra dice que suele pasar: «Entran pensando que es un juego, que va de patadas y puñetazos, y de camaradería, pero en cuanto aparece un cadáver o un minusválido, o un tuerto, dan un paso atrás. Es un juego, pero el de los más locos y el de los más fuertes, por eso ahora ves los fondos de los estadios y están todos como armarios». Hace años cogió el mando una hornada de jóvenes ante el debilitamiento de la grada. Volvieron con fuerza tras el homicidio de Manuel Ríos en Compostela, hincha deportivista que recibió una patada de un blues que le reventó el hígado cuando trataba de proteger a un aficionado (su agresor fue absuelto). Más ordenados, más solidarios (realizaron varias recolectas sociales) y más violentos, los Riazor Blues volvieron a hacer ruido en la escena ultra. Hasta el silencio actual, de cementerio, como en 2003.

A pocos metros de donde se reúnen los ultras coruñeses en el Peruleiro hay una frase de Cortázar: «Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos».

egalvan

02/12/2014 17:42 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a egalvan

#52# 8 el movimiento ultra en España es una anécdota comparado con muchos paises europeos. Para empezar inglaterra es la cuna del movimiento hooligan. Allí ha muerto mucha mas gente que aquí, donde no moría nadie desde hace años, pero ya sabes como son los medios. Si te vas a europa del este ya ni te cuento, pero solo tienes que irte a nuestro entorno para ver que no estamos ni mucho menos peor. Además, los ultras de los dos grandes equipos han sido casi desmantelados. Lo dicho, no digas ” el nivel cultural que hemos alcanzado en este pais” porque el movimiento ultra no se originó en España y ni de lejos es donde mas repercusión tiene. Pues vamos bien: para mafia, mafia la de Italia, y andar persiguiendo a los mafiosos de aquí pues es un poco matar moscas a cañonazos; y ¿terrorismo? el del ISIS o Al Qaeda, no estos mataos de la ETA y el Grapo. NO. Mueran diez, muera uno o queden tontos cinco, darse de hostias por la calle es ilegal; gritar consignas violentas y que delincuentes habituales se asocien con el fin declarado de cometer ilegalidades es definitivamente ilegal. La intolerancia con el delito no es opcional ni se mide en relación a cuán permisivos con el delito son los países del entorno…

PanglossBlog

02/12/2014 16:58 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a PanglossBlog

Con el máximo respeto pregunto que si no existe otro periodista​/columnista en EL MUNDO que Jabois, el autor del himno de la décima. La credibilidad de lo que cuenta queda cuánto menos en entredicho. Y si no me creen revisen la cuenta de Twitter @manueljabois . Gracias

alvar0

02/12/2014 15:37 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a alvar0

#8produce escalofríos la lectura de este “relato” sobre todo porque refleja el nivel cultural que hemos alcanzado en este país, es acojonante y el deporte como excusa, porque esto no tiene absolutamente nada que ver con el deporte, nada. el movimiento ultra en España es una anécdota comparado con muchos paises europeos. Para empezar inglaterra es la cuna del movimiento hooligan. Allí ha muerto mucha mas gente que aquí, donde no moría nadie desde hace años, pero ya sabes como son los medios. Si te vas a europa del este ya ni te cuento, pero solo tienes que irte a nuestro entorno para ver que no estamos ni mucho menos peor. Además, los ultras de los dos grandes equipos han sido casi desmantelados. Lo dicho, no digas ” el nivel cultural que hemos alcanzado en este pais” porque el movimiento ultra no se originó en España y ni de lejos es donde mas repercusión tiene.

pepedaga

02/12/2014 14:52 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a pepedaga

…salimos a buscarnos y eso también es parte del juego…. el cazador cazado, no hay más palabras. Fuera la gente violenta del fútbol.

ELPOYODELCID

02/12/2014 14:34 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a ELPOYODELCID

Pese a todo y a todos ….D.E. P. este ser humano coruñes .

egalvan

02/12/2014 14:06 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a egalvan

Estamos permitiendo que haya grupos organizados cuyo único objetivo es la violencia: nos queda ponerles locales sociales a las Triadas, a las FARC o a los que asaltan chalets. A mí casi me sobran hasta las peñas, a las que habría que ilegalizar en el momento en que haya más tatuajes que miembros. Cuando individuos con más de un folio de antecedentes cada uno montan una asociación y en el nombre de la misma no están las palabras “reinserción” o “desintoxicación”, con no ponerle el cuño en el registro, ya está todo clarísimo. La solución es sencilla: no hay más que disolverlos a todos. Anda que no es importante el derecho de asociación y sin embargo la legislación nos permite disolver e ilegalizar (vease Batasuna) a todas aquellas cuyos objetivos sean anticonstitucionales o, en general, vayan contra el ordenamiento jurídico. Y digo yo que no hay comportamiento más ilegal que andar a hostias.

Carlos V. P. carolo1967

02/12/2014 13:26 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a carolo1967

Y digo yo… ¿no podían quedar así directamente para darse de hostias en una nave industrial o en un descampado? Podrían incluso cobrar entradas, y con el dinero recaudado que se pagara a los heridos y a los muertos. Qué ganas de andar jodiendo el mobiliario urbano…

salcedo

02/12/2014 13:22 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a salcedo

MANO DURA CON ESTOS SALVAJES

paseando

02/12/2014 13:21 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a paseando

Feudalismo_o_barbarie

02/12/2014 13:21 horas

Cerrar

Redactar mensaje privado

Enviar mensaje a Feudalismo_o_barbarie

@francisquino #40@ Ragnor # 32 Igual que sobra la extrema izquierda. O sea, que sobra todo lo que a usted no le gusta. OK. Democracia a tope.


deportes en Argentina – Google News

About admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top
maltepe escort | kartal escort | anadolu yakası escort | maltepe escort | bostancı escort
kadikoy escort kartal escort maltepe escort atasehir escort maltepe escort kartal escort pendik escort kadikoy escort goztepe escort